Sherlock BBC El signo de los tres

El sabueso de los Baskerville: perros en la novela negra

Creo que no me equivoco al decir que el sabueso de los Baskerville es el can más famoso de la literatura criminal. No es protagonista ni ayuda a Sherlock Holmes a resolver el caso. Es más, ni siquiera tiene nombre. Pero en esta novela, una historia que en momentos bordea el terror, Doyle nos pone los pelos de punta con el aterrador y enorme sabueso negro que echa fuego por los ojos y aúlla en la noche, antes de salir a cobrarse la sangre de una nueva víctima.

Pero no es la única novela negra protagonizada o en la que un perro tiene un papel relevante. Aquí te dejo un listado de las mejores novelas criminales con compañero canino.

El signo de los cuatro, de Arthur Conan Doyle (1890): Toby

El signo de los cuatro Sherlock Holmes Arthur Conan Doyle

También en esto el autor británico puede considerarse como un precursor, porque fue uno de los primeros autores en incluir un sabueso para ayudar al protagonista a resolver un caso. El protagonista es, por supuesto, Sherlock Holmes y el sabueso, Toby.

Conan Doyle lo describe como «una criatura fea, de pelo largo y orejas caídas, mitad spaniel y mitad lurcher, de color marrón y blanco, andares torpes y pasión por los terrones de azúcar». Pero no os dejéis engañar por su aspecto o sus andares. Según Holmes, «es el mejor rastreador de todo Londres».

Durante la investigación del asesinato de Bartholomew Sholto, Sherlock encuentra restos de creosota en una ventana. Para encontrar el origen de la misma, recluta a Toby, que le lleva al lugar por donde los asesinos han escapado. Sí, dos, porque, al tiempo que sigue el rastro, ayuda a deducir al detective que son dos. ¿Cómo? La solución la tenéis en el libro.

En la serie Sherlock de la BBC, en el episodio titulado El signo de los tres, basado en esta novela de Conan Doyle, Toby es un Perro de San Huberto (sí, así se llama la raza). En inglés, bloodhound. Puedes verlo en la foto de cabecera de este artículo.

 

El sabueso de los Baskerville, de Arturh Conan Doyle (1901): El sabueso

El sabueso de los Baskerville Arthur Conan Doyle

 

La novela está basada en la leyenda de Richard Cabell, un habitante de Dartmoor que falleció en 1677. Era cazador y sus coetáneos lo describían como «un hombre monstruosamente malvado», sin ninguna ética ni moral y se decía que había matado a su esposa. Cuando Richar Cabell murió, se dice que una jauría de perros de caza espectrales cruzó el páramo aullando hasta llegar a su tumba, lo que se repetía en cada aniversario de la muerte del hombre.

Doyle decidió trasladarla a los páramos de Baskerville Hall, un lugar bastante más siniestro, y la mayoría de la acción transcurre de noche y se inspiró en Richard Cabell para el personaje de Hugo Baskerville.

A este libro le tengo un especial cariño. Fue el primero que leí de Sherlock Holmes, el que me aficionó a la novela policíaca y, sin duda, el responsable de que yo sea escritora de novela negra.

 

Los perros duros no bailan, de Arturo Pérez Reverte: Negro

Los perros duros no bailan Arturo Pérez ReverteSi buscas una novela negra diferente a todas las que has leído hasta ahora, esta es la tuya. El autor, también gran amante de los perros, ha trasladado su pasión por ellos a este libro, narrado en primera persona por Negro, el perro protagonista, que investiga la desaparición de dos de sus colegas, Teo y Boris el guapo.

Aunque esté protagonizada por perros, esta novela tiene todos los elementos propios del género negro. Los personajes caninos están magnificamente trazados, con una dureza que a mí me recordó a los de novelas de Raymond Chandler o Dashiel Hammet: duros, baqueteados por la vida, pero, sobre todo, fieles a sí mismos y leales a sus amigos.

Diferente, dura a veces, con un ácido sentido del humor, es una novela llena de humanidad (sí, aunque no haya humanos), en la que preponderan valores propios de los perros, como la lealtad o la inteligencia.

Si no la habéis leído, os la recomiendo; estoy segura de que os va a gustar tanto como a mí. Y a sorprender.

 

El hombre delgado, de Dashiel Hammett: Asta

El hombre delgado Dashiel HammetTambién el escritor estadounidense incluyó un perro en una de sus novelas, concretamente la última que escribió. Y no se trata de una cualquiera, porque El hombre delgado está considerada como una de las 100 mejores novelas negras de todos los tiempos por la Asociación de Escritores de Misterio de Estados Unidos, que engloba a escritores de novela negra, criminal, de terror y thriller. Ahí es nada.

En ella encontramos a Nick y Nora Charles y a su perrita Asta. Sí, sí, perrita. Si habéis visto la adaptación cinematográfica de la novela, o de la serie a la que dio origen, tendréis la imagen de un fox-terrier blanco. En la novela, por el contrario, Asta es una Schnauzer  miniatura, que les ayuda en la investigación que llevan a cabo.

 

El curioso incidente del perro a media noche, de Mark Haddon: Wellington

El curioso incidente del perro a media noche, Mark HaddonHe dudado si incluirla en el listado, porque en este caso Wellington, como se llama el can,  es la víctima. La señora Shears, su dueña, llama a policía y acusa de su muerte a su vecino Christoper, un niño de quince años con Asperger. Para demostrar que no ha sido él, decide investigar lo sucedido y así dar con el verdadero culpable.

Al final he decidido hacerlo porque, además de ser una novela muy original y divertida, da visibilidad al síndrome de Asperger, un trastorno dentro del espectro autista, y desmitifica muchos de los prejuicios y clichés que tenemos sobre él. Mientras leemos, nos metemos literalmente en la mente de Christopher, y seguimos sus deducciones a lo largo de la trama.

Y lo hace siguiendo los métodos de su detective favorito, Sherlock Holmes, analizando con meticulosidad cada hecho.

Como curiosidad,  te diré que muchos estudiosos de la figura del detective británico han determinado que, por su descripción, su forma de ser y el modo en que se relaciona con los demás, el detective británico podría tener síndrome de Asperger.

Por otro lado, el título de la novela es una frase que Sherlock Holmes pronuncia en Silver Blaze (Estrella de Plata), uno de los 56 relatos cortos escritos por Conan Doyly protagonización por el detective consultor, que está recogido en las Memorias de Sherlock Holmes.

Para terminar, si no identificas al autor, Mark Haddon, te diré que es el actor que encarna al Doctor House en la serie del mismo nombre, quien, por cierto, también está basado en el detective de Conan Doyle.

 

La torre Oscura, de Stephen King: Acho

Arantxa Rufo ha nombrado a Acho como uno de sus perros favoritos de la novela negra. Sé que no es exactamente un can,sino un bilibrambo, al que el autor describe como una extraña mezcla entre mapache y perro.

Pero es indudable que Acho de Mundo Medio se convirtió en uno de los personajes principales de esta saga desde su aparición en el tercer libro, Las Tierras Baldías, y uno de los favoritos de los lectores. Tiene una capacidad de hablar limitada y su nombre deriva de cuando intenta pronunciar la palabra «muchacho», con la que Jake se refiere a él por primera vez.

Como curiosidad, en inglés su nombre es «Oy», por la misma razón, al intentar decir «boy», muchacho en inglés.

 

 

 

Cujo de Stephen King: Cujo

Cujo de [Stephen King, María Antonia Menini Pagés]

Una lectora de Facebook (gracias Roser) me ha chivado otro que había olvidado incluir; un perro que compite en aterrado (y gana) con El sabueso de los Baskerville.

Se trata de Cujo, de Stephen King, ese  San Bernardo «grandote, pacífico, juguetón y amante de los niños. Realmente se trataba de un perro bueno y feliz. Feliz hasta que le sucedió algo, y el cerebro de perro de Cujo se cubrió de una de esas oscuridades que se alimentan de sangre».

 

 

 

 

El club Highsmith novela negra

En El club Highsmith, la novela negra que acabo de publicar, aparecen Basker, un mestizo de gran danés negro y Merlín, un border collie Blue Merlé.

Sinopsis:

El cadáver de un hombre aparece en su vivienda de Madrid. Sobre la mesa, dos copas de vino. En la pared, la firma de su asesino: un número diez rodeado por un círculo, dibujados con la sangre de la víctima.

Cuando Raquel Silva, inspectora de la brigada de homicidios, se hace cargo del caso, solo puede rezar porque la cuenta atrás no haya comenzado de nuevo.

Si Ismael Ezgárate hubiera sabido que encargar a Lorenzo Martín el interrogatorio más importante del caso contra Mario Roig le pondría a todo el bufete en contra, incluida Amelia, su mano derecha, quizá se lo hubiera pensado dos veces. O no. Hace tiempo aprendió cuál era el precio de no hacer caso a su instinto.

 

¿Conoces alguna otra novela de género negro con perretes? Déjamela en comentarios y así vamos aumentado la lista.

 

Sin Comentarios

Publicar un comentario