habeas-corpus-ejemplos

¡Me acojo al habeas corpus!

¿Habeas corpus? ¿En serio necesito saber qué es ese latinajo para escribir una novela negra?

La respuesta es sí, en caso de que a tu protagonista lo detengan ilegalmente o sin las garantías que establecidas por ley. A menos que forme parte de tu trama que permanezca detenido bajo esas condiciones, si quieres liberarlo, debes solicitarlo.

¿Qué es el habeas corpus?

Uno de nuestros derechos fundamentales, recogido en el artículo 17 de la constitución, es a la libertad, que conlleva que no se nos puede privar de ella excepto en los casos previstos por la ley.

Imagina que tu protagonista es detenido por la policía cumpliendo todos los requisitos de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LECRIM) leyéndole sus derechos, etc. Tendrá entonces un plazo máximo de 72 horas para investigar si ha cometido los hechos que le imputan, aunque en algunos delitos, como los de terrorismo, este plazo puede alargarse 48 horas más, hasta un total de cinco días, en casos especiales, como delitos de terrorismo.

 

Constitución

 

Habeas corpus y detención ilegal

Pero, ¿y si a le privan de libertad de forma ilegal o sin todas las garantías previstas en la LECRIM? En ese caso, puede acogerse al procedimiento de habeas corpus, por el cual deberá ser puesto a disposición judicial de inmediato.

Así lo regula el artículo 17.4 de la constitución española, que, textualmente, nos dice: «La ley regulará un procedimiento de habeas corpus para producir la inmediata puesta a disposición judicial de toda persona detenida ilegalmente. Asimismo, por ley se determinará el plazo máximo de duración de la prisión provisional».

Si te gusta ir a la fuente, te contaré que el procedimiento de Habeas corpus lo regula la Ley Orgánica 6/1984, de 24 de mayo. Si no, te explico lo que es.

¿Para qué se establece?

Es un muy importante, porque nos protege contra detenciones sin base legal o hechas de forma ilegal.

mazo-juez-legalidad

Imagína que tu villano es un policía o detective algo marrullero, que decide detener a tu héroe o heroína le porque le cae mal o porque se trata de un excompañero al que le tenía tirria desde hace tiempo. Para ello, pone como excusa algo banal: un faro roto, un DNI caducado…, y, sin más, lo mete entre rejas.

Gracias al Habeas corpus, tiene derecho a comparecer ante el juez y contar por qué considera que la detención o las condiciones en las que se ha producido, no es legal, El juez decidirá si se ha actuado conforme a derecho o no.

Una aclaración importante

Ten en cuenta que el juez, cuando tramita la solicitud de habeas corpus, no decide si el detenido es inocente o culpable, sino sobre la legalidad o no de la detención.

Por ello, que tu protagonista sea puesto en libertad tras este procedimiento, no significa que, después, si encuentran pruebas del hecho que se le imputa y se le detiene conforme a derecho, no sea condenado por ello, ya en un juicio posterior.

 

¿En qué casos detendría de forma ilegal o sin garantías a tu protagonista?

  • Cuando, al hacerlo, no se dan los supuestos legales o requisitos exigidos por la ley para ser detenido. Por ejemplo, que no exista ninguna prueba que le señale como como sospechoso de haber cometido un delito.

 

  • En caso de que, tras detenerle, le hayan encerrado en un lugar que no sea una comisaría o centro de detención.

 

  • Si han pasado las 72 horas de las que te he hablado más arriba (o los cinco días, en su caso, y continúa dtenido.

 

  • Si no se han respetado sus derechos constitucionales o las leyes procesales recogidos en la LECRIM. Esos que hemos escuchado tantas veces y que comienzan por «tiene derecho a guardar silencio…»; por ejemplo que no se le designe un abogado de oficio si no se puede costear uno o, si puede, que no le permitan entrevistarse con él antes del interrogatorio policial.

 

¿Quién solicita el habeas corpus?

 

Según la ley, pueden hacerlo:

 

  • El detenido, su cónyuge o pareja de hecho, descendientes, ascendientes y hermanos.

 

  • Su representante legal, si el la persona detenida es un menor o está incapacitado.

 

  • El Ministerio Fiscal

 

  • El Defensor del pueblo

 

  • El juez competente para ello también puede iniciarlo de oficio, es decir, que no hará falta que nadie se lo solicite, sino que lo haga él mismo.

Aquí es importante señalar que la autoridad o agente de la ley tiene la obligación de informar inmediatamente al juez de la solicitud de habeas corpus; si tu villano decide no hacerlo, tiene un problema gordo.

solicitud-habeas-corpus

 

¿Qué ocurre una vez que iniciado el procedimiento?

 

Una vez que el juez admita a trámite el procedimiento, tiene que resolverlo en un plazo de 24 horas. La suerte de nuestro protagonista dependerá de la resolución que tome el juez en el denominado auto motivado, es decir, explicando las razones de su decisión; puede suceder lo siguiente:

 

  • Estimar que la detención y las circunstancias de la misma son legales.

 

  • Que a tu protagonista lo pongan en libertad, porque la privación de libertad fue, en efecto, ilegal.

 

  • Puede que continúe detenido, pero en un establecimiento diferente o que lo custodien personas distintas de las que lo detuvieron.

 

  • Ser puesto de inmediato a disposición judicial, si el procedimiento se ha solicitado por que ha pasado ya el plazo de 72 horas.

 

Habeas corpus y la quinta enmienda

Durante la pandemia, algunos ciudadanos a los que se multaba por no llevar puesta la mascarilla, gritaban «¡Me acojo al habeas corpus!».

Con ello, querían invocar el mismo derecho que cuando en una película el acusado grita: «¡Me acojo a la quinta enmienda!». A ella solo puedes acogerte si eres ciudadano norteamericano y quieres ejercer tu derecho a no declarar contra ti mismo. Si lo haces en España, tendrías que decir: «¡Me acojo al artículo 24.2 de la Constitución!».

Ni eso ni pedir a gritos el habeas corpus te librará de la multa por incumplir una norma.

 

 

 

Sin Comentarios

Publicar un comentario