Los 10 patinazos forenses más sonados en series criminales

Las series criminales en las que la investigación forense tiene un gran peso en la trama, se han hecho muy populares desde la aparición de la famosa CSI (Crimen Scene Investigation), primero en Las Vegas, que después viajó a Nueva York y a Miami.

Tras ella, nacieron multitud de títulos como El cuerpo del delito (Body of proof), Bones, NAVY investigación criminal, NCIS, True detective o Cómo defender a un asesino (How to get away with murder), entre otros. En todas ellas se nos muestra el trabajo de investigación de los agentes encargados de resolver el delito, la policía científica y el trabajo forense.

 

1. No te cambies de ropa

Lo vemos en CSI, el cuerpo del delito o Bones. Los detectives llegan al lugar donde se ha encontrado a la víctima de un asesinato, se ponen unos guantes y comienzan a examinar el cuerpo vestidos con su traje y zapatos de calle, la cabeza descubierta y el pelo suelto.

La realidad es que, de hacerlo así, los investigadores contaminarían la escena del crimen, e incluso podria resultar arriesgado para su salud. Para que te hagas una idea, los agentes de la policía científica y los forenses, antes de entrar en una escena del crimen se visten con:

  • un traje de protección contra fluidos
  • una máscara de protección respiratoria
  • guantes de vinilo, nitrilo o látex
  • gorro o redecilla para el pelo
  • y calzas

Con ello, evitan dejar cualquier resto que no estuviera ahí cuando llegaron.  Se estima que, sin la debida protección, una persona no tardaría más de quince minutos en contaminar el escenario de un crimen.

 

series-criminales-numeración-pruebas

 

2. No proteger la escena del crimen

¿Por qué la protección? Porque, habitualmente, aunque hay casos en que no es así, en la escena del crimen es donde los investigadores encuentran las muestras y pruebas que llevarán a los detectives o inspectores a resolver el delito, y, por ende, a la detención del culpable.

Los investigadores parten de una premisa: toda acción humana sobre una persona o un objeto siempre deja restos. Porque aunque estamos acostumbrados a verlos actuar solo en caso de asesinatos, la investigación forense se realiza en todo tipo de delitos.

No nos debemos olvidar de los perfiladores criminales, para quienes también es esencial poder examinar tanto el modus operandi como la firma del delincuente, muy habitual en los crímenes perpetrados por asesinos en serie, aunque no solo en ellos. Y todo ello, para un ojo experto, está en la escena del crimen.

¿Escenas secundarias o terciarias en series criminales?

En las series, la escena de un crimen es solo una, donde se ha encontrado él o los cadáveres o donde se ha producido el delito. Pero en ocasiones, el cadáver ha sido movido, y el lugar donde ha sido encontrado no es el mismo que donde se perpetró el asesinato. Esto implica que ha sido trasladado de algún modo, con lo que el vehículo utilizado para ello sería otro escenario a analizar.

O, por ejemplo, si ha sido un francotirador quien ha disparado, el lugar desde donde haya efectuado el disparo (azotea, tejado, ático de un edificio, por ejemplo), constituiría otro. Y así sucesivamente.

 

3. Saca el pañuelo, que hay pruebas

Seguro que la escena te resulta familiar: uno de los detectives se aleja unos pasos del o los cadáveres y, encuentra a escasos metros un casquillo, un pelo o cualquier otra prueba que no duda en recoger con un bolígrafo, un pañuelo que se saca del bolsillo o cualquier otro instrumento. O hace lo mismo con la pistola, usando también el pañuelo o metiendo un lápiz en el cañón, para evitar tocarla.

arma del crimen-pistola

 

De hacerlo así, la prueba quedaría contaminada de inmediato, porque cualquiera de esos utensilios ya contiene el ADN o huellas de quien lo ha estado utilizando. El lápiz, aunque parezca la mejor opción para recoger un arma sin dejar huellas, podríamos eliminar las marcas microscópicas que quedan en él. Son esas marcas las que permiten al laboratorio de balística determinar si ha sido esa arma la que se ha utilizado para cometer el asesinato.

Material esterilizado

Por ello, la recogida de una evidencia se hace siempre con material esterilizado,  y para cada prueba, se desecha el ya utilizado y se usa uno nuevo.  Estos materiales son muy numerosos y diversos: La recogida del famoso casquillo de bala se hará siempre con pinzas estériles, jamás un bolígrafo o un pañuelo del bolsillo. Sí, incluso aunque esté limpio. No olvidemos que, en cualquier cosa que utilizamos, dejamos no sólo trazas de nuestro ADN por las células epiteliales que desprendemos, sino también rastros de la grasa que cubre la piel o nuestras huellas dactilares.

Al contrario de lo que vemos en las series criminales, que no suele pasar de diez minutos, el análisis de una escena del crimen puede tardar horas, para ser completamente procesada, porque todo se debe hacer despacio y de forma metódica. Lo mismo ocurre con las autopsias, que, si son muy complicadas, se pueden alargar horas o días.

4. Olvida el método

En un caso real, lo primero que hace la policía científica cuando llega a la escena de un crimen es una inspección ocular de la misma, en busca de indicios o evidencias, como huellas dactilares, fluidos corporales, cabellos…; pero también puede haber fibras textiles, alguna prenda de vestir, huellas de neumáticos, plantas, tierra, que deberán documentarse coo pruebas.

Más que bolsitas de plástico

Tras la inspección ocular, se pasa a la enumeración de las pruebas, que se fotografían y/o graban en video. Es ahora cuando se realiza la recogida de muestras para, con cuidado de respetar la cadena de custodia, llevar al laboratorio forense, donde serán analizadas. Pero nunca se recogerá una evidencia sin antes haber sido convenientemente documentada.

También habrás visto en las series que el agente, después de coger la prueba con el pañuelo o un boli, la guarda  en una bolsita de plástico. En la realidad, estas bolsitas son de papel, para impedir la proliferación de bacterias, como ocurriría en una de plástico. De ese modo, evitan que la muestra se deteriore con el paso del tiempo. Por otro lado, son muchos y muy variados los recipientes que se usan para la recogida de muestras, específicos para cada una de ellas.

 

fotógrafo forense series-criminales

5. ¿Fotos en series criminales?

La documentación a través de fotografías o videos llevada a cabo por el o los fotógrafos forenses es crucial a la hora a la hora de investigar un crimen. Las fotos permitirán después a los investigadores repasar y volver a ver de nuevo todos los detalles de lo encontrado en la escena del crimen; hacerlo les permite identificar o darse cuenta de algo que no notaron en la primera inspección ocular.

También resultan esenciales cuando los investigadores descubren alguna relación entre el caso que están investigando con los llamados «cold cases», los casos sin resolver, porque, de ese modo, se pueden repasar visualmente todos los hallazgos de entonces.

Por último, son esenciales como evidencia en un juicio, ya que son parte de las pruebas que el fiscal aportará en el mismo.

Aléjense, por favor

Por ello, a diferencia de lo que vemos en las series criminales, las fotografías no se toman con investigadores o detectives merodeando alrededor del cuerpo, mientras los fotógrafos hacen su labor en segundo plano. Solo los fotógrafos  forenses quienes estén presentes durante este proceso. Por ello,  los primeros agentes que llegan al lugar donde se ha cometido un asesinato o cualquier otro tipo de delito, lo primero que hacen es delimitar y acordonar la escena del crimen, para mantenerla lo más intacta posible.

¿Tienes una tiza?

Pocas cosas nos resultan tan familiares a los aficionados a series criminales como la famosa silueta  de tiza dibujada alrededor del cadáver, que queda cuando éste ha sido ya levantado por el juez. En la realidad, esta silueta no se traza nunca. De hacerlo, se podría contaminar el cuerpo antes de ser analizado por el forense.

Lo mismo ocurre cuando la primera persona en llegar junto a una víctima de un asesinato, pone los dedos en el cuello de la víctima para comprobar si tiene pulso. Esto, aunque se haga con guantes, podría contaminar la escena del crimen, por no tener vestimenta adecuada. Por ello, lo que hacen es iluminar los ojos de la víctima con una luz brillante en busca de reflejo pupilar.

Dale la vuelta…

Otro error que a veces vemos en algunas series es ver cómo los investigadores  mueven el cuerpo para ver qué heridas tiene o incluso lo registran para buscar su cartera y poder identificar a la víctima.

En la realidad, los primeros  agentes que llegan a una escena del crimen, lo primero que hacen es delimitar y acordonar la escena, que puede ir mucho más allá del propio cadáver, asegurarse de que no hay más víctimas y esperara a los agentes de la científica. Agentes que, en su análisis, nunca tocarán el cuerpo.

 

cinta-policial-escena-del-crimen

 

6. La magia del ZOOM

Escena habitual en una serie: Los agentes que investigan un crimen se reúnen ante un técnico que les muestra una fotografía lejana de un coche con una diminuta, casi invisible matrícula. No hay problema. No tiene más que aumentar el zoom, quizá unas cien veces, y la matrícula aparece como si hubiera sido tomada a menos de un metro.

Pero, en la vida real, todos lo sabemos incluso sin ser expertos, cuando hacemos zoom sobre una fotografía ya tomada, lo único que conseguimos es una imagen borrosa. Si ampliamos más, lograremos tan solo un borrón pixelado en la que no podremos ver nada. Por ahora no existe un programa informático que permita lograr esa resolución que nos cuentan en las series.

7. Yo lo hago todo 

En las series es habitual que los mismos agentes que llegan a la escena del crimen sean los que realicen la inspección de la misma y, una vez en el laboratorio forense, analicen las pruebas, establezcan trayectorias de bala, distancias, hagan análisis de reconocimiento facial o de huellas dactilares y mil técnicas más.

Por el contrario, existen cuerpos específicos para cada función y, dentro de ellos, técnicos especializados en cada área. En una escena del crimen podemos encontrar, entre otros:

  • los ya mencionados fotógrafos forenses
  • especialistas en rastros
  • peritos balísticos
  • médico forense,
  • odontólogo legal,
  • perito planimétrico,

Dependiendo de las características de cada esceario del crimen, acudirán unos u otros.

8. Lo quiero para ayer

Los resultados de las pruebas de ADN o de toxicología en la ficción se obtienen en pocos minutos; en realidad, se pueden tardar horas o días en tener los resultados del laboratorio. Por supuesto, cuentan con una limitación de tiempo, la duración de los capítulos, pero los expertos opinan que se debería introducir una elipsis o algo que haga referencia al tiempo que toman las pruebas; de hecho, se habla del «efecto CSI», cuando las familias de las víctimas o la opinión pública piden resultados de pruebas en un tiempo imposible en la realidad actual.

No existe, tampoco, un programa que recoja todo tipo de evidencias sobre cada sospechoso, como el que vemos utilizar a Abbey en NCIS. En la vida real, cada una, ADN, huellas dactilares o registros dentales tiene su propia base de datos. Los investigadores, además de buscarlas en cada una de ellas, después, tienen cruzar los datos hasta lograr la identificación de una víctima o de un asesino. Pero ese cruce de datos necesita más tiempo que el que vemos en la ficción.

Huellas perfectas

Al contrario de lo que ocurre en las series, en una escena del crimen real, las huellas dactilares que encuentran los investigadores no son totales y perfectas, ni perfectamente identificables. En la mayoría de los casos no es así, sino que las que encuentran son parciales o non útiles para identificar a los sospechosos.

Además, un laboratorio de criminalística no puede dedicarse por entero a la resolución de un solo caso, sino que se están procesando pruebas de múltiples y diferentes delitos. Esto también puede retrasar la obtención de los resultados de determinados análisis.

 

huella digital

9. Olvida el papeleo

Son pocas las veces que la ficción nos muestran el trabajo administrativo de los investigadores (aparte del consabido «quiero el informe en mi mesa esta noche». Es obvio que no podemos esperar que nos muestren la ingente documentación y burocracia que conlleva una investigación, pero no estaría de más que hicieran referencia a ello.

Porque dicha documentación no se reduce a las pruebas encontradas. También hay que documentar los interrogatorios, declaraciones de testigos, solicitudes al juez para las órdenes judiciales en caso de necesitarse escuchas o registros en domicilios, etc.

Cada paso debe ser exhaustivamente documentado; de no ser así, las evidencias podrían ser rechazadas en el juzgado, y todo el trabajo habría sido en vano.

10. Los abogados no permiten interrogar al sospechoso

En las series criminales, durante el interrogatorio al sospechoso, a cada pregunta que hacen los agentes, su abogado responde por él o pone objeciones a todas las preguntas. Con ello, impideno que se lleve a cabo, de forma que los detectives se dan por vencidos y lo dan por terminado.

En la vida real, los abogados tienen el deber de velar por los derechos del detenido y objetar ante determinadas preguntas. Pero si se exceden en estas funciones, estarían obstruyendo el interrogatorio, y  podrían ser relevados del caso y ser sustituidos por otro abogado.

 

¿Cuál es tu serie favorita? ¿Has detectado algún error más? Déjamelo en comentarios.

Para terminar, te dejo el tráiler de Cómo defender a un asesino.

Si te ha gustado el artículo, compártelo en redes sociales. ¡Gracias!

Sin Comentarios

Publicar un comentario